> Inicio > Sostenibilidad > La sostenibilidad del papel

 La sostenibilidad del papel 

 


El papel presenta toda una serie de ventajas como soporte de impresión: es un material sostenible, con excelentes posibilidades de impresión, ligero y resistente, versátil y en desarrollo constante de nuevas aplicaciones.

 

La sostenibilidad del papel se deriva de su condición de producto natural, renovable, reciclable, que se produce con tecnologías limpias, eficientes y responsables y que contribuye a la mejora de la calidad de vida.

 

El ciclo de papel es un ciclo integrado y sostenible. Los árboles producen madera fijando dióxido de carbono y éste queda almacenado en el papel. Con la recuperación y el reciclaje de los productos papeleros una vez usados, se prolonga la vida útil de las fibras de celulosa obtenidas de la madera, optimizando el aprovechamiento de este recurso natural.

 

Por otra parte, el papel usado que no entra en el circuito de reciclaje (por no ser apto como materia prima) puede ser empleado como combustible, al igual que la biomasa y los residuos del proceso de fabricación. De este modo se cierra y equilibra el ciclo sostenible del papel, que parte de una fuente renovable y natural de materia prima.